Recogida de Animales y Control de Plagas

_

El Ayuntamiento de Huelva cuenta con un Centro Municipal de Acogida de Animales Vagabundos que se encuentra situado en la Carretera de La Ribera. Y el Servicio de Medio Ambiente se encarga del control de las plagas de diferentes animales en la ciudad.

Tanto las denuncias para la recogida de animales como los de derivadas de plagas de insectos, roedores o palomas se pueden efectuar las 24 horas del día a través de la aplicación Línea Verde puesta en marcha por el Ayuntamiento, mediante su web o descargando la aplicación en móviles smartphones, que facilita enviar fotografía y solventar el caso de  forma más efectiva y rápida. Asimismo, puede realizarse por vía telefónica a la Policía Local o al área municipal de Medio Ambiente, en el teléfono 959 21 01 01 (extensión 393), o bien a través de denuncias presentadas por registro en el Ayuntamiento.

Durante la jornada diurna hay que destacar que en 40 minutos como máximo  se consigue actuar y recoger el animal. Asimismo, en situaciones concretas que conlleven un riesgo para la salud pública, o atenten contra la Seguridad Ciudadana, como es el caso de animales que se encuentren en una vía de circulación rápida o heridos, el Ayuntamiento a través de los servicios técnicos municipales responsables o de la Policía Local puede requerir la presencia del Servicio a cualquier hora del día o de la noche para su actuación.

Todos los animales que son retirados por el servicio de control animal son observados por el técnico veterinario y según su estado sanitario y a criterio del mismo, los animales vagabundos pasan al servicio de adopción  o a observación veterinaria durante mínimo 10 días,  dando cumplimiento de lo establecido a tal efecto en la Ley de Protección Animal.

En este sentido, hay que destacar que los animales que son adoptados en el centro se entregan en perfecto estado de salud, con todas las vacunas necesarias, desaparasitados y con el microchip.

De esta forma, el objetivo del Ayuntamiento es garantizar la correcta convivencia en la ciudad y garantizar tanto la salud y derechos de los ciudadanos como el cumplimiento de las obligaciones de aquellas personas que estén en posesión de un animal.