El Ayuntamiento inicia las obras de rehabilitación de fachadas y cubiertas en ocho viviendas municipales de la barriada de La Navidad

_

El Ayuntamiento de Huelva ha iniciado las obras de rehabilitación de fachadas y cubiertas en ocho viviendas municipales de la calle Niño Jesús de la barriada de La Navidad, una actuación que se ejecutará en un plazo de tres meses. Con una inversión municipal de 123.836 euros, se avanza así en el compromiso del equipo de Gobierno encabezado por el alcalde Gabriel Cruz de cualificar el parque residencial del Consistorio para que las familias inquilinas disfruten de óptimas condiciones de habitabilidad.

Como ha puesto de manifiesto el regidor, “desde nuestro primer mandato asumimos nuestra responsabilidad con el patrimonio municipal de viviendas, interviniendo por vez primera con recursos íntegramente municipales para garantizar que estas familias vivan en condiciones dignas, como empezamos a hacer con las viviendas de Pérez Cubillas, haciendo este compromiso también extensivo a Huerta Mena y a La Navidad”. En este sentido, Gabriel Cruz ha señalado que “son muchas las necesidades detectadas en diferentes promociones públicas, pero vamos actuando en sucesivas fases, abordando un objetivo que consideramos prioritario, porque afectan directamente a la vida de las personas”.

En el caso de la barriada de La Navidad, la calle Niño Jesús cuenta con un total de 9 viviendas municipales, de las cuales ocho están siendo objeto de esta reforma, toda vez que la vivienda restante ya fue rehabilitada de forma integral el año pasado. “Se trata -ha dicho Cruz- de viviendas sociales que fueron diseñadas en los años 30 y que desde su construcción no han sido objeto de ninguna intervención arquitectónica, por lo que presentan un estado muy deficiente”.  Han sido los inquilinos los que, de manera individual, han reformado y ampliado las viviendas, en función de sus necesidades, sin seguir ningún criterio técnico, lo que provoca graves problemas estructurales, sanitarios y funcionales.

El objetivo es preservar estos inmuebles de humedades por filtraciones de cubiertas y fachadas. Se trata de acometer las obras para completar la hilera de edificaciones en uno de los flancos de esta calle, donde ya se han ejecutado otras rehabilitaciones.  En este sentido, Cruz ha confirmado que “las viviendas se van a rehabilitar en varias frases, para cubrir las diferentes manzanas que afectan a las viviendas municipales, como ya hemos hecho en algunas de manera integral” apuntando que “nuestra intención es generar las mejores condiciones de vida posibles para los vecinos de La Navidad y por ello, además de la intervención en viviendas, estamos realizando una intervención social, a la que se sumará una actuación para la mejora de sus espacios públicos, que próximamente también vamos a acometer”. 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos ‘Virgen de Belén’, Manuel Luna, ha reconocido “el esfuerzo del Ayuntamiento de Huelva, que está atendiendo unas necesidades que llevábamos reclamando hace demasiados años, y que habían provocado una situación insostenible para los vecinos, a los que el agua les caía a chorros dentro de sus viviendas cuando llovía, pudiendo decir con todo el sentido, que más vale tarde que nunca”. David Rodríguez, inquilino de uno de los inmuebles, ha reafirmado las declaraciones del presidente señalando que “ha sido larga la espera, pero ahora deseamos que haya merecido la pena”.

Con esta rehabilitación se picarán todos los enfoscados actuales de las viviendas, que en su mayoría presentan deficiencias, fisuraciones y desprendimientos del material de revestimiento. A continuación, se aplicará un nuevo revestimiento continuo con mortero hidrófugo y pintura, por lo que se hace imprescindible la rehabilitación de las cubiertas de la hilera completa, para abordar toda la cornisa. 

UN PROYECTO DE 1937

El proyecto original de las viviendas data de 1937 y fue redactado por el arquitecto Francisco Sedano, por encargo del Ayuntamiento de Huelva, con objeto de dar albergue a las familias que habitaban en chozas. Los escasos recursos económicos existentes obligaron a realizar viviendas de superficies útiles no mayores de 42 metros cuadrados y emplear sistemas constructivos económicos.

Las viviendas se desarrollan en hileras adosadas, configurando una de las barriadas más antiguas de la ciudad. Se disponen con fachada a las calles de nueva creación y con los patios interiores adosados.

Los inmuebles originales se organizaban en dos crujías longitudinales de igual anchura, situándose un dormitorio a fachada y otro al patio interior y dejando el salón en la entrada, mientras que la cocina y el baño quedaban fuera del núcleo, hacia el patio.

Este programa original de las viviendas se ha visto modificado por las nuevas necesidades, con la construcción de las cocinas y los baños ocupando gran parte de los patios interiores, lo que ha provocado, la evidente falta de ventilación de algunas estancias. 

La estructura original de las viviendas no se ha visto modificada, pero los patios originales han sido colmatados con nuevas cocinas, aseos y construcciones auxiliares, ejecutadas sin nuevas cimentaciones ni estructuras, simplemente apoyando elementos metálicos sobre los cerramientos con patios y las citaras de separación entre ellos. Su cubrición se ha resuelto con simples chapas en material de uralita, careciendo de cualquier tipo de aislamiento, produciéndose encuentros que permiten la entrada de agua y continuas humedades, además de una escasa ventilación de las dependencias del núcleo principal y originario de la vivienda y el colapso de las redes de saneamiento.