La Domus Romana

La Domus Romana.

 

 

La domus romana. 

Dentro de la arquitectura privada romana aparecen tres tipologías diferenciadas: las domus, las insulae y las villae.

El antecedente de esta arquitectura es la casa griega, que se organizaba alrededor del peristilo, un patio interior rodeado de columnas.

Los romanos concentraron la domus en torno al atrium, un vasto patio cuya parte central estaba descubierta, permitiendo una buena circulación de aire y luz, además de recibir el agua de la lluvia en un estanque (impluvium) situado bajo una abertura (compluvium). Desde la calle se abría la puerta y se pasaba a un breve corredor formado por el vestíbulo y las fauces, separados ambos por una puerta cancel (ianua). A ambos lados del pasillo de entrada había dos habitaciones que podrían ser negocios o despacho del pater familias. Alrededor del atrium estaban las habitaciones y la primera que encontrábamos al entrar de frente era el tablinium, lugar de reunión de la familia y de recepción. En los sectores laterales se ubicaban los dormitorios (cubículos), los locales (alae) donde se conservaban en un armario las imágenes de los antepasados (imago maiori), y otros sectores con altares destinados al culto doméstico.

La domus se organizaba según la vida privada de un miembro destacado de la sociedad, siendo ella misma un producto social que vinculaba el plano de las viviendas con el status social del propietario.

Son restos de una domus los encontrados en un solar de una de las calles comerciales de Huelva, cercana a la plaza de Las Monjas. Los restos encontrados  datan aproximadamente del siglo I d.C.


 

Descúbrela

El legado inglés

La Huelva Religiosa

Casco histórico

Museo de Huelva

Huelva arqueológica

Puerta al nuevo mundo

Entre dos rías

Huelva y el mar

Formulario de acceso