El edificio. Contenido.

 

 El edificio.

El Museo de Huelva está situado en la Alameda Sundheim, una de las avenidas más emblemáticas de la ciudad, configurada como paseo de invierno y residencia de la alta burguesía en las primeras décadas del siglo XX, se inaugura en 1973 dotando a la ciudad de un espacio cultural donde se pudiera dar a conocer hallazgos arqueológicos del territorio onubense de la época prehistórica hasta las últimas manifestaciones artísticas metidos ya en el siglo XX, como por ejemplo, pintura de Daniel Vázquez Díaz o José Caballero Muñoz-Caballero.

El edificio en sí del Museo se debió al proyecto del arquitecto sevillano Lorenzo Martín Nieto, autor también de la restauración de la ermita de San Pedro y del Museo de Artes y Costumbres populares de Aracena. Huyendo de todo lo excesivo en arquitectura presenta un edificio armonioso muy del gusto andaluz, con apuntes de mudejarismo en el trabajo de rejería y un acceso ajardinado que según las teorías del momento sería una pantalla vegetal para aislar el edificio y las obras que contienen.

 

 Contenido.

El museo de Bellas Artes consta de tres plantas y semisótano dividido en tres secciones fundamentales: Arqueología, Bellas Artes y Etnología.

La sala más visitada y conocida del Museo es la sala permanente de arqueología donde en bloques cronológicos bien diferenciados se nos exponen  restos arqueológicos que van desde el Paleolítico y Neolítico pasando por la edad del bronce hasta desembocar en los hallazgos pertenecientes al Cabezo de La Joya y el Cabezo de San Pedro.

Importancia relevante se da en esta sala a estos yacimientos tartésicos que con el título: “ Tartessos, del mito a la realidad”, hacen un recorrido por la Andalucía Tartésica y otras civilizaciones contemporáneas( Fenicias y Griegas). Esta planta baja presenta de la época romana la conocida como NORIA DE RIOTINTO que abre un nuevo período arqueológico dentro del Museo.

En la planta primera se ubican las salas expositivas dedicadas a Bellas Artes, una de ellas es la sala de exposición permanente con obras que van desde el siglo XIII hasta obras fechadas en 1992, tanto en escultura como en pintura.

La planta segunda está dedicada a servicios de usos internos mientras que en el semisótano se ubican las áreas de mantenimiento y almacenaje de restos arqueológicos.

 

 

Formulario de acceso