25 niños disfrutan del campamento urbano 'Campus Sunset', destinado a familias con necesidades de apoyo asistencial

_

Un total de 25 niños y niñas de la capital están disfrutando durante este mes de julio del campamento urbano ‘Campus Sunset’, que este verano llega a su segunda edición con el reto, por una parte, de que los padres onubenses puedan conciliar su vida laboral y familiar y, por otra, que  menores de entre 6 y 12 años procedentes de familias con necesidades de apoyo asistencial puedan divertirse  en condiciones de igualdad durante las vacaciones de verano.

El Ayuntamiento de Huelva ha contado con el respaldo de la Fundación Cajasol para la puesta en marcha de esta iniciativa, que por primera vez se desarrolla en el Centro Social de La Orden, tras haber sido catalogado este barrio de la capital como ‘zona de transformación social’, lo que está facilitando que los participantes de este  ‘Campus Sunset’ cuenten  en este espacio municipal con un servicio diario de comedor gratuito.

Como ha destacado la concejala de Políticas Sociales e Igualdad, Alicia Narciso,  “esta Escuela de Inclusión tiene los mismos objetivos que las Escuelas de Verano que el Consistorio está desarrollando en los distintos centros sociales, con la diferencia de que en el ‘Campus Sunset’ nos aseguramos de que estos menores, que han sido seleccionados por los Servicios Sociales Comunitarios por su situación de vulnerabilidad,  puedan contar con la comida principal del día, el almuerzo, con el fin de ofrecer un elemento más de ayuda a las familias onubenses que más lo necesitan,  garantizando además que estos pequeños puedan tener opciones para divertirse como el resto de niños de la ciudad”. 

En este sentido,  la filosofía de este proyecto, que  se desarrolla de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 14:00 horas, va más allá del entretenimiento, trabajando para ello con los participantes en aspectos como la interculturalidad y la resolución de conflictos, así como buscando el compañerismo y recuperar las charlas entre amigos, los juegos tradicionales, la práctica del deporte, las manualidades y disfrutar al aire libre frente al excesivo consumo que los niños hacen de las nuevas tecnologías, fundamentalmente del whatsapp, los videojuegos y la televisión.

Otro de los retos de esta iniciativa es fomentar la autoestima de los alumnos que, dirigidos por monitores especializados, son partícipes de charlas, coloquios y proyecciones audiovisuales que buscan el crecimiento personal y la superación de complejos. Todo ello con el fin de que los niños saquen lo mejor de sí mismos y destaquen sus potencialidades y habilidades, aprendiendo a relacionarse de manera más positiva y fomentando su curiosidad y solidaridad.

Por todo ello, para la Fundación Cajasol, como asegura su delegada en Huelva, Matilde Valdivia, “es una satisfacción que estos niños puedan disfrutar de este tiempo de ocio, entretenimiento y diversión  a través de este tradicional y arraigado campamento de verano que, con la colaboración municipal, busca favorecer la igualdad de oportunidades y la integración social a través de juegos y diversión, permitiéndonos además acceder gracias al Ayuntamiento a  todos los recursos de la zona”.

De esta forma, para todo este mes se ha programado un amplio abanico de juegos, manualidades con pintura, goma eva, cartulina, plastilina, y juegos deportivos como fútbol, baloncesto, baños en la piscina del polideportivo Diego Lobato y rutas culturales y temáticas, como la que se realizará al Aula de la Naturaleza del Parque Moret, con el fin de que los pequeños puedan vivir experiencias nuevas y cuenten con las posibilidades para disfrutar en la ciudad de un verano activo y variado.